TRANSPORTE ESCOLAR: DESAFÍOS DEL REGRESO A CLASES EN PANDEMIA 1ra PARTE

24 de agosto 2021 3:48 por:

El retorno a las aulas en medio de la pandemia trae nuevos desafíos al transporte escolar, ya que deben equipar sus unidades con medidas de bioseguridad que garanticen la salud y bienestar de los escolares. Adicional, reforzar el chequeo técnico de las unidades luego de haber permanecido paradas por más de un año, lo cual pudo haber generado algunos daños o desgastes por falta de operación.

La logística es uno de los principales retos que deben asumir los administradores de los buses escolares en el regreso a clases semi presenciales en medio de la pandemia, considerando aspectos básicos como mantener la distancia social, cómo sanitizar el vehículo de manera constante y cómo evitar el contagio del COVID-19 entre niños y conductores. Además de ello, deben poner a punto el transporte para garantizar su correcto desempeño, sobre todo porque estuvieron sin uso mucho tiempo y esto suele deteriorar algunas partes y piezas. En este sentido, queremos ofrecer una guía práctica a este segmento que necesita reactivarse luego de un año sin trabajo, a fin de que el retorno sea seguro”, explicó Bladimir Vásquez, Gerente Nacional de Servicios de la empresa.

Sobre las medidas de bioseguridad básicas en las unidades escolares:

  • Sanitización permanente: El primer paso será establecer un esquema de sanitización de las unidades luego de cada viaje, con el objetivo de tener la certeza de que cada parte expuesta ha sido desinfectada correctamente. Para ello se puede utilizar amonio cuaternario, agua e hipoclorito de sodio, ozono y otros productos desinfectantes que permitan eliminar virus.
  • Desinfección focalizada de partes claves: Es recomendable prestar especial atención a las partes que están en contacto directo con el conductor o pasajeros tales como: volantes, palanca, tablero de control, perillas de radio o aire acondicionado, freno de mano, gaveta, manijas, agarraderas y asientos.
  • Bandejas de desinfección: Si es posible, en algunos modelos de vehículo se pueden implementar bandejas de desinfección de calzado al ingreso, siempre y cuando estén permanentemente humedecidas y sean limpiadas en cada viaje o recorrido.
  • Señalización clara y visible para el distanciamiento social: Se deben establecer los sitios permitidos a ocupar, conforme el distanciamiento requerido, mediante señalización clara para que los escolares sepan cómo ubicarse.
  • Ventilación o renovación de aire dentro del vehículo: Es vital contar con filtros de aire útiles (que se hayan cambiado a tiempo) para evitar la acumulación de bacterias o virus en el ambiente. Además, en ciertos tramos del viaje, se debe procurar abrir ventanas para una circulación o renovación de aire.
  • Dispensadores de alcohol: Los transportes escolares deben implementar dispensadores de alcohol o gel antibacterial para uso obligatorio de los estudiantes, tanto al subirse como al bajarse de las unidades.
  • Implementos de bioseguridad para conductores y ayudantes: Es importante que todas las personas que trabajan en la unidad utilicen los debidos implementos de bioseguridad como son mascarilla y protector facial. Además, deben realizar el proceso de desinfección de manos de manera permanente para crear un nivel de asepsia y desinfección más alto.