¿Por qué contratar un seguro privado para el vehículo de trabajo?

20 de agosto 2021 9:00 por:

El Seguro es la cobertura para protegerse de los gastos ocasionados por accidentes de tránsito, asaltos, robo y pérdida parcial o total del vehículo.

Cuando se piensa en la adquisición de un seguro privado para el vehículo con el que trabaja, quizá la primera idea que viene a la cabeza son los costos. Se suele considerar que no es una inversión conveniente puesto que sería efectiva únicamente en el caso de siniestro o perdida total. Es decir, se analiza solo el precio del seguro.

Sin embargo, es preciso enfocarse de manera diferente no solo priorizando el monto, sino los beneficios ante un imprevisto que – cuando sucede – es difícil de solucionar.

Si bien la Ley Orgánica de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial establece que todo vehículo a motor debe contar con el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), pero esta póliza cubre únicamente a los pasajeros en caso de accidente. 

Es decir, si tuviera un siniestro el SOAT no cubriría costos de la reparación del vehículo. Tomando en cuenta la alta cantidad de horas de trabajo y los riesgos que enfrentan a diario los transportistas, lo más adecuado es asegurar el vehículo. El aseguramiento de la unidad se convierte en una necesidad latente que garantiza al propietario una solución efectiva ante posibles riesgos.

En el mercado ecuatoriano, existe una gran oferta de seguros para vehículos de trabajo que incluyen accidentes, robos, hurtos, asaltos en carretera, desperfectos mecánicos y daños de la unidad; también por paralización del carro (lucro cesante) y problemas legales con terceros. Sin olvidar que cubren la muerte del propietario. Esto significa que, ante un siniestro, el propietario no tendría que afrontar las pérdidas económicas sino únicamente los procedimientos administrativos para efectivizar el seguro.

Es evidente que el transporte de mercancías y de personas, implica varios riesgos para los pasajeros, choferes, colaboradores, los vehículos y las mercancías. En este sentido, los seguros de transporte son clave para prevenir pérdidas y brindar tranquilidad, confiabilidad y seguridad a todas las partes.

Con estas consideraciones, si decide contratar un seguro tome en cuenta lo siguiente:

Tener claro en qué consiste y qué cubre la póliza

• Éstas varían de acuerdo al tipo de trabajo que realiza el vehículo: de pasajeros o de carga.

Informarse si cubre daños a terceros; es decir, cuando se sufre un accidente con otro vehículo ¿también cubrirá los daños ocasionados a terceros?

• En el caso de transporte de mercancías, averiguar si protegen el costo de la carga y si cubre desde el momento en que sale el vehículo hasta su destino final. 

• Preguntar a cerca de los deducibles; es decir, cuánto le correspondería pagar al propietario de la póliza en caso de siniestro o daño.

• Poner mucha atención en qué ocasiones el seguro no cubre.

• Tomar en cuenta que, mientras más barato es un seguro, sus deducibles o coberturas son menores.

Comprender cómo se aplica el precio de la póliza

El costo de la póliza varía en función del riesgo: a mayor riesgo, mayor será su costo. Para determinar ese valor, se requiere informar al detalle el tipo de trabajo que realiza el vehículo o el tipo de mercancía que transporta. Por ejemplo, el riesgo de asaltos o qué mercancía puede sufrir desperfectos. En rutas potencialmente peligrosas, el precio de la póliza puede subir.