Damas rurales de Alausí: ejemplo de superación

20 de agosto 2021 9:00 por:

Enfrentando caminos que están en medio de las montañas y dejando pasar bromas y burlas machistas de algunos hombres, dos mujeres rurales del cantón Alausí, en sus camiones ISUZU NLR, trasladan a comuneros, comerciantes y sus productos de lunes a sábado, ante la carencia de buses u otros vehículos de transporte de pasajeros. 

Ana Lucía Romero, líder de su comunidad

Tiene 29 años, oriunda de la comunidad Cochaloma Incañan, perteneciente a Achupallas, situada a 3.600 msnm. es una de las 9 parroquias rurales de Alausí. Está casada y tiene dos hijos. Hace un año compró un camión por necesidad, ya que sus coterráneos no contaban con vehículos para trasladarse. 

Ana Lucía, es presidente de esa comunidad y aprendió a conducir hace 9 años. Su esposo compró una camioneta doble cabina, pero como él trabaja en Lago Agrio, le enseñó a conducir para que pueda responder a las emergencias que se presenten. Y así logró manejar en 2 meses; “lo más difícil fue dar retro”, comenta.

En la actualidad, trasporta a sus vecinos y comerciantes junto con los productos que compran y venden, de lunes a sábado desde su comunidad hasta diferentes lugares (y viceversa). Suele ir los sábados a la plaza de Achupallas y los miércoles a la comunidad Totoras. El pasaje es de USD 0,50, y unos centavos más por la carga. Contó que las vías que recorre son de tierra y están en malas condiciones.   

Por su labor, la alauseña, se convirtió en la primera mujer de su tierra natal y de esta parroquia, en conducir un camión y ha recibido el reconocimiento de su familia y de los comuneros; pero también, las burlas y bromas de algunos hombres de otras comunidades. “Una vez un señor me dijo: machona eso es solo para hombres. Asimismo, en la vía me pitan, me quedan mirando o dicen, oiga, las llantas están dando vueltas”.

Es una líder y tiene un nuevo reto: recorrer las vías de otras provincias del país. Motivó a las mujeres de las comunidades -y de las ciudades- que quisieran conducir. “Anímense, al principio da miedo, pero se supera. No solo los hombres pueden, nosotras también”.