25 años de trabajo en Teojama Comercial

20 de octubre 2021 9:00 por:

Ingresé en noviembre de 1996, estoy cumpliendo 25 años ininterrumpidos.

SU PENSAMIENTO
• La metodología de trabajo de Teojama es muy profesional, con una imagen clara de nuestro Presidente Fundador el Mayor (r) Manuel Malo como una persona correcta, ética y cuyos principios prevalecen.
• Permite crecer y superarse en un excelente clima laboral. Eso es lo que me ha hecho permanecer durante este tiempo.

Pedro Burneo, tecnólogo automotriz estudió en el Centro de Capacitación Profesional, se graduó en 1985 y ejerció por tres años su carrera. Posteriormente, se dedicó al mundo comercial para lo cual siguió varios cursos en centros de formación. Con esa especialidad trabajó en el Banco Popular, Banco de Guayaquil, Alfa Romeo, Italmotor, Chrysler hasta 1996 cuando ingresó a Teojama.

¿Cómo llegó a Teojama?

Como Gerente Comercial de Italmotor me delegaron ir como miembro del Directorio de la AEADE en el cual participaba el Econ. Manuel A. Malo, y juntos realizamos un trabajo sobre la importación de vehículos usados y, gracias a esto se eliminó el ingreso de chatarra al país.

Al compartir este tiempo con el Eco. Malo me consultó si me interesaría trabajar en Teojama – Guayaquil. Antes, tuve una propuesta de GM para trabajar en esa ciudad, así que conversé con mi esposa que siempre me ha apoyado y dije: “es la segunda vez que pasa el tren y no creo que pase una tercera”.

Así fue como acepté la propuesta y solicité 15 días para ingresar; él me dijo: “no, mañana mismo ven”. Puesto que estaba de Gerente Comercial en Chrysler negocié para entregar rápidamente mi cargo y me fui “de inmediato” a Guayaquil.

Todo fue rápido: cambié de ciudad, de vida, de empresa y hasta moví a mi familia a la Costa pues me di cuenta que Teojama era una empresa a la cual no podía fallar y así me quedé viviendo 13 años en Guayaquil.

Sucursales de Cuenca y Manta

En esa época Teojama tenía tres sucursales en Quito, Cuenca y Guayaquil. El Mayor me pidió que maneje Cuenca, por ello viajaba periódicamente al Austro. Ampliamos la sucursal de Cuenca con una obra importante. Años posteriores el Mayor decidió abrir la sucursal de Manta y me encargó su apertura y control.

Mi jefe directo era Sebastián Malo, Vicepresidente Comercial; Manuel Antonio, Vicepresidente Financiero y el Mayor como Presidente y Gerente General. Yo estaba como Gerente Regional. Poco a poco me “aclimaté” y hoy disfruto de trabajar en esta empresa a la que he entregado todo.

Pasaron 13 años y me pidieron venir a las filas de Teojama Quito con un nuevo reto como Vicepresidente Comercial en 2009, donde llevo ya 12 años.

¿Qué no más ha hecho en Teojama?

Además de gerenciar Guayaquil y supervisar las sucursales de Cuenca, Manta y formar a su personal, colaboré para abrir la sucursal de Ambato. En Quito manejé la posventa, se organizaron los talleres en estos últimos años en la parte comercial. Aquí aportamos y colaboramos siempre, no nos “achicamos” frente a una orden que nos den aunque parezca difícil. Yo he asimilado eso como parte de la enseñanza de la Compañía.

Experiencia y opinión personal

Teojama presta una salud laboral tal, que no se nos viene a la mente dejar la empresa; más bien, nos entregamos a trabajar con ánimo porque nos tratan bien, con buenas condiciones de trabajo.

Pasamos aquí más tiempo que en la casa y la enseñanza que obtenemos la compartimos con nuestra familia. Aquí todo se basa en principios de honestidad y ética. Eso hace que la empresa sea lo que es y mantenga al personal muchos años. Hoy, cuenta con varios empleados de más de 25 años de labores.

Honestidad, ética y ganas de trabajar

Cuando he contratado personal les he dicho que para trabajar en Teojama se necesita tres cosas: honestidad, honestidad y honestidad; si además tienes ganas de trabajar vas a tener una vida segura. Aquí se puede crecer y ascender; muchos chicos que han empezado como ayudantes de mecánica ahora son jefes o asesores. Eso se debe a que la empresa da prioridad a los propios y les permite salir adelante para mejorar su calidad de vida.

Para retratar estos 25 años

Me viene a la mente: solidez, ética, valores y una empresa que tiene por delante mucho por hacer. Soy de las personas más contentas y cómodas en mi trabajo. He trabajado a veces con errores o con aciertos, pero siempre he podido cosechar lo bueno. Yo les digo a los compañeros que cuiden su puesto porque no hay otra empresa que les pueda dar lo que tienen aquí.